Nuestro fundamento teórico y teológico se encuentra en las Sagradas Escrituras, desde el Génesis, Apocalipsis, hasta 2° de Alucinaciones. Ninguna regla, ley, exigencia o demanda del Altísimo, Jehová de los Ejércitos, debe ser anulada o flexibilizada en función de los tiempos modernos y la normalización del pecado. En la actualidad muchos grupos de falsos cristianos defienden una fé tibia, abierta a la perversión, la fornicación y el libertinaje. Nosotros nos diferenciamos del resto porque somos la única iglesia verdadera, la única que defiende un estilo de vida Cristiano apegado a las Leyes Bíblicas y así agradar y glorificar el nombre del Señor. No estamos de acuerdo con las diversas interpretaciones antojadizas que realizan falsos pastores respecto a los versículos bíblicos, con la clara intención de hacerlos encajar de una manera descontextualizada con sus pretensiones anti bíblicas. La palabra de Dios está escrita para ser estudiada y obedecida, no para estar inventando significados de lo que el Padre ha dicho claramente: lo que es pecado, pecado se queda.




Creemos que la segunda venida de Cristo es real, que nuestra iglesia tiene el privilegio de contar con Cristo como su líder, ahora que ha vuelto a salvarnos. Su Santidad Andrés de la Barra es el enviado de Dios para redimir nuestras almas. En Él podemos encontrar el perdón y el descanso que necesitamos, para presentarnos limpios ante Jehová. En Él hay poder.