No seas sinvergüenza y paga tus deudas con Dios. El diezmo es una obligación decretada por Jehová en las Sagradas Escrituras desde el Antiguo Testamento, así que no te hagas el que no sabías, es tu deber informarte de lo que Dios espera que hagas por Él.




El diezmo consiste en devolver al Señor un porcentaje de las ganancias recibidas durante un mes. Estas ganancias fueron generadas gracias a la bendición de Dios, por lo que pagar el diezmo es efectivamente devolverle a Dios una porción de lo que él nos dio.

Si usted se encuentra con diezmos atrasados, por favor contacte a uno de nuestros ejecutivos del Departamento de Finanzas Celestiales DEFICEL, completando el siguiente formulario: