Realice una Ofrenda

¿Se le ocurre una mejor manera de demostrarle su amor al Señor que entregando una ofrenda? La ofrenda es un mecanismo para pactar con Dios. Los antiguos hombres de los tiempos bíblicos entregaban ofrendas a Jehová y así continuó siendo por siempre. La ofrenda no es solo aquello que estoy ofreciéndole al Señor, sino que incluye en si el sacrificio realizado para entregar esa ofrenda. Recuerde que Diosito está observando todo lo que usted hace y lleva mejor que usted las cuentas de cuánto ha dado y cuánto le ha robado a Él.

La Palabra del Señor dice en Levítico 21:6 “Santos serán a su Dios, y no profanarán el nombre de su Dios, porque las ofrendas encendidas para Jehová y el pan de su Dios ofrecen; por tanto, serán santos”, de modo que si usted desea ser santificado por el poder del Señor, debe entregarle sus ofrendas de manera íntegra, para exaltar y adorar su nombre.

No ofrendar también es una manera de robarle a Dios

La ofrenda también es un mandato bíblico, al igual que el Diezmo. El Señor nos dice en su Palabra que tenemos la obligación de ofrendarle, porque somos seres creados para adorarle. En Malaquías 3:8 el Señor nos dice: “¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas”. No existe ningún espacio para la duda, no ofrendar también es una manera de robarle a Dios.

CONOZCA POR QUÉ DEBEMOS DARLE AL SEÑOR TODO LO QUE TENEMOS 

Donación mínima: 100 dólares

Ofrendar